Manolete, Manolete, si no sabes torear pa’qué te metes

4ffa92649b90446affaf67a12ce807dc3739336d4d7fdaa9249a3547ec2f1921

Pues mire, que andaba yo buscando material en las actas de los plenos para mis cositas y de paso, darle descanso al concejalísimo del PP… pero no, oiga… que el buen hombre es una fuente inagotable de chuflas.

Resulta que en el pleno del 30 de marzo, a raiz de los libelos que sueltan en su página los de AEMP (otros que tal bailan) nos dio a todos una lección sobre cómo afrontar las críticas en las redes sociales diciendo que (cito textualmente el acta, página 16) “se está hablando de una red social, la cual tiene el fin de toda red social” ¡Coño, y en España hay españoles, muy españoles y muchos españoles!, en fin, sigo citando porque, nuestro concejal, al parecer curtido en mil batallas cibernéticas “Advierte susceptibilidad en la gente a la que se critica su trabajo y su acción como representante público que es, los cuales están expuestos a ello, salvo que contra ellos se utilice el insulto”.

El Sr. López-Huerta, vio en el Diario de Marugán una plataforma perfecta para soltar sus acostumbradas ironías y hacerse el macho alfa sabiendo que no iba a ser contestado por el interesado. Probó y vio que nadie le contestaba, y si lo hacía alguien, era de forma tibia y sin rebatir demasiado.

En un alarde, se vino arriba y se permitió enmendarle la plana a la redactora a raiz del chiringuito para domingueros que están haciendo en la Fase IV (ya me contarán para qué queremos unas parrillas que no se van a poder utilizar) y que al parecer, un par de sus correveidiles se precipitaron en aventar (no le arriendo la ganancia a los insensatos). Helena, lo puso en su sitio rápidamente. Ignorante (o mal asesorado) de cómo se llevan estos asuntos, cualquier imberbe becario de gabinete de prensa sabe que eso se arregla con una llamada al periodista para que corrija los datos del artículo, ahorrándose el bochorno público… pero es lo que hay.

Tiene menos cintura que un Playmobil con ciática. Al primer capotazo con intención, se arruga como la minga de un adolescente ante la visión de las bragas maternas y al primer puyazo con sangre, muge dolido y se cobija en las tablas.

Pero es que no aprende. No ha entendido que en las redes sociales no hay escapatoria para el ambiguo ni para el incoherente. Todo queda escrito y todo es consultable, no puede echar la culpa al secretario por haber redactado mal el acta (vid. acta del 30 de mayo, página 1), está escrito con su nombre y de su puño.

Cuando alguien le critíca, poniéndole contra las cuerdas, él suelta una coz a falta de mejor argumento y abandona el ruedo sin necesidad de que le saquen los cabestros.

En fin, que le viene grande la cosa de las redes… o a lo mejor es que tiene el mismo Communnity Manager de Rajoy.

Anuncios

Un comentario en “Manolete, Manolete, si no sabes torear pa’qué te metes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s